jueves, 1 de diciembre de 2016

NUEVO DIRECTOR DE LA POLICÍA DE TIJUANA FUE DESTITUIDO EN MEXICALI POR LIBERAR A DIPUTADO PANISTA



MEXICALI B.C.-El nuevo director de policía de Tijuana Luis Felipe Chan Baltazar y Salvador Salas Landaverde, policías destituidos en Baja California por liberar un diputado panista en estado de ebriedad y en posesión de droga, fueron nombrados por el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, como parte de la dirección operativa de la Policía Estatal de Sonora.
Otro policía más de Baja California, Alonso Ulises Méndez, fue nombrado por el gobernador de Sonora Guillermo Padrés como director de esa misma corporación.
Ulises Méndez dejó el cargo de director de seguridad pública de Mexicali poco después de que elementos policiacos bajo su mando fueron detenidos, el 21 de octubre de 2010, por policías sonorenses en San Luis Río Colorado, al ser sorprendidos en la ejecución del secuestro del empresario Luis Carlos Valencia Rosas y su familia, quienes fueron liberados sanos y salvos.
En una acción poco común, los policías estatales sonorenses entregaron de inmediato a su contraparte de Baja California al policía municipal de Mexicali, Manuel Ramírez González, sin ser interrogado en Sonora a pesar de haber sido detenido en flagrancia en el secuestro en San Luis Río Colorado, donde ocurrieron los hechos y donde debió seguirse el caso judicialmente.
Según información oficial, el agente Manuel Ramírez González fue trasladado a Mexicali para ser interrogado e investigado en un operativo de seguridad resguardado por elementos de la Policía Ministerial de Baja California y del grupo SWAT, de la Policía Municipal de Mexicali, a la que el acusado pertenecía bajo las órdenes del hoy Director de la Policía Estatal de Seguridad Pública de Sonora, Ulises Méndez.
Por su parte, Luis Felipe Chan Baltazar y Salvador Salas Landaverde, se desempeñaban como encargado del despacho y director operativo de la dirección de seguridad pública municipal de Mexicali, respectivamente, cuando el 21 de febrero fue detenido por elementos municipales de de esa ciudad el diputado panista, Presidente del Congreso de Baja California, Víctor González Ortega, quien fue liberado a pesar de un evidente estado de ebriedad y confesar que traía consigo un envoltorio con cocaína.
Aunque Chan Baltazar declaró a la prensa que dieron libertad a González Ortega porque supuestamente estaba dormido al volante y no se pudo acreditar que conducía ebrio, un video dado a conocer puso al descubierto los detalles de la detención y las palabras que denotaban un alto grado de embriaguez del diputado panista, quien además aceptó que traer cocaína, y que era lo que “lo chingaba”.
El entonces alcalde de Mexicali, Rodolfo Valdez Gutiérrez, dio a conocer en conferencia de prensa la destitución de los mandos policiacos para investigados como responsables en la actuación de los policías municipales que detuvieron y liberaron al diputado panista Víctor González Ortega, sin siquiera ser remitido a la comandancia municipal.
Días antes, el oficial que realizó la grabación con un teléfono celular del momento de la detención del legislador ebrio, Hugo Alberto López Avalos, fue suspendido de sus funciones por instrucción de Chan Baltazar y Salas Landaverde, a manera de presión para que abandonara la corporación.
Chan Baltazar se encontraba en esos momentos como encargado del despacho de la dirección de seguridad pública de Mexicali, ya que el titular del cargo, Ulises Méndez, se encontraba en uno de los muchos cursos que atendió con cargo al erario, en esa ocasión en Quantico, Virginia, Estados Unidos.
Víctor González Ortega renunció a su cargo de legislador en medio de un escándalo nacional ante la difusión del caso y analistas atribuyen a ese hecho el que el Partido Acción Nacional perdiera las cinco alcaldías de Baja California y quedara como minoría en el Congreso del Estado en las elecciones celebradas cinco meses después.
Ulises Méndez, Luis Felipe Chan Baltazar y Salvador Salas Landaverde, luego de algunos meses desempleados, se vuelven a unir como en los viejos tiempos en que entre los tres tenían en sus manos la seguridad pública de Mexicali.
Ahora, también juntos los tres, por decisión del gobernador del estado Guillermo Padrés Elías, dirigirán mucho más policías, mejor equipados y con presencia en todo Sonora.
Según el comunicado oficial del Gobierno de Sonora, donde se informa de los nombramientos, se atribuye al nuevo director de la PESP, Ulises Méndez, haber sido evaluado positivamente tres veces por el Centro de Control y Confianza del FBI.
No aclara si Ulises Méndez, o alguno de los otros dos que recibieron nombramiento, ha pasado ese mismo requisito ante autoridades mexicanas, ni cual es la oficina encargada en Estados Unidos de realizar ese procedimiento y el valor que pudiera tener en nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario