martes, 13 de junio de 2017

SENTENCIA DE 4 AÑOS Y 4 MESES DE PRISIÓN POR VIOLACIÓN Y VIOLENCIA FAMILIAR EQUIPARADA



TIJUANA, B.C., 13 DE JUNIO DE 2017.- La Subprocuraduría de Justicia en Tijuana logró a través de un procedimiento abreviado, una sentencia de 4 años y 4 meses de prisión en contra de Mark Evans, así como una multa de 150 unidades de medida y la reparación del daño por la cantidad de 100 mil pesos, por resultar responsable de los delitos de violación y violencia familiar equiparada.

La víctima, quien era la novia del sentenciado, relató que cuando inició la relación con Mark Evans a finales de marzo de 2016, todo estaba muy bien, pero con el paso de los meses comenzó a celarla y prohibirle que saliera con sus amigas.

La ofendida señala que le dijo que si no confiaba en ella, que mejor terminaran la relación, pero Mark Evans le dijo que antes la quemaba viva que dejarla; fue allí cuando iniciaron las agresiones, primero verbales y después físicas.

La ofendida relató que para no tener problemas de pareja, dejó de salir con sus amigas, pero las cosas no mejoraron, Mark comenzó entonces a acosarla en todo momento, llamándola por teléfono para saber dónde estaba, e incluso quedándose a dormir en su vehículo afuera de la casa de ella, para que la mujer no se saliera.

En una ocasión, relata la víctima que lo acompañó a atender un asunto en una corte de justicia en las ciudad de Las Vegas, donde se enteró que Mark Evans había sido denunciado por su ex pareja por violencia. A partir de allí comenzó a tener miedo y trató de poner distancia entre ellos, pero a principios del mes de agosto de 2016, cuando la ofendida se encontraba en una fiesta en la casa de una amiga, él llegó y la tomó del brazo diciéndole que se fueron o de lo contrario le metería unos “plomazos”.

Arriba del vehículo y circulando sobre la Vía Rápida, él comenzó a jalarla del cabello y a agredirla, por lo que la ofendida abrió la puerta del vehículo en un intento por bajarse y fue allí que Mark Evans la empujó, haciéndola rodar por la carretera y causándole fuertes heridas, para después regresar y obligarla a subir de nuevo al vehículo.

A partir de esa fecha, las cosas se agravaron, el agresor tenía vigilada en todo momento a la víctima y pasaba la mayor parte del tiempo con ella, además constantemente la tenía amenazada de que la mataría a ella y a su familia si se le ocurría dejarlo o contar algo de lo sucedido.

Por cerca de un mes la mantuvo muy vigilada, se quedaba a dormir en su casa, o la llevaba a dormir con él a casa de su familia, pero nunca la dejaba sola, incluso la obligaba a drogarse y a sostener relaciones sexuales con él, sin su consentimiento.

Fue en una ocasión en que el agresor se metió a bañar, que la víctima tomó el teléfono celular y comenzó a comunicarse con sus familiares, para que se pusieran en un lugar seguro, ya que temía que él les pudiera hacer algo, pero al salir de bañarse y dirigirse ambos al negocio de la madre del agresor, él se dio cuenta de los mensajes y le dijo que ahora si la iba a matar por haberlo traicionado.

La ultima vez de los maltratos fue en una negociación, él comenzó a agredirla físicamente frente a la gente, pero a pesar de que ella pedía ayuda a familiares de Mark, que estaban ahí, ellos se negaron, fue hasta que una clienta que estaba en el lugar, llamó a la policía, que pudo ser detenido.

Por lo anterior luego de que la ofendida presentara la denuncia correspondiente y narrara lo sucedido, se logró realizar un procedimiento abreviado en contra de Mark Evans siendo así que se le impuso una sentencia de 4 años y 4 meses de prisión, así como multa de 150 unidades de medida y actualización, y la reparación del daño por la cantidad de 100 mil pesos, por los delitos de violación y violencia familiar equiparada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario